• caterina gornes

¿POR QUÉ NO ME ENTRA?

¿Siempre has tenido dificultad en introducirte un tampón? ¿No es posible la penetración del pene o de algún juguete sexual sola o en pareja? Al intentar introducir un dedo en tu vagina ¿tienes la sensación de que no puede entrar?

Ante estas situaciones estaríamos delante de un caso de vaginismo. El vaginismo se define como aquella disfunción sexual femenina caracterizada por la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, provocando el cierre parcial o total de la misma, lo que origina dolor e imposibilidad a la hora de intentar una penetración, ya sea con el pene, dedo, tampón o un juguete sexual.

El vaginismo siempre se acompaña de hipertonia de la musculatura del suelo pélvico, es decir, se produce un aumento del tono, como si fuera una contractura en toda la musculatura pélvica. Además, se produce una centralización del dolor. El cerebro asocia la penetración con dolor. Así, que delante de cualquier estímulo en la zona genital, se anticipa aumentando más el tono de la musculatura como reacción de protección. Eso significa que se debe realizar un trabajo de desensibilización del dolor, juntamente con la relajación de la musculatura mediante la fisiosexologia.

En la imagen puedes ver la contracción involuntaria que experimentan los músculos del suelo pélvico cuando existe vaginismo.

https://www.reproduccionasistida.org/el-vaginismo-una-barrera-fisica-con-solucion-para-la-fertilidad/


¿Cuáles son las causas del Vaginismo?


Normalmente no tiene una única causa. El hecho de una mala (o falta) de educación sexual, no conocer el propio cuerpo, no haber mirado ni estimulado nunca los genitales, son factores que pueden influenciar en casos de vaginismo.

También existen casos, donde antes era posible la penetración y a partir de un momento concreto ya no es posible, como por ejemplo:

  • Después de un parto traumático (donde se ha utilizado mucha instrumentación y ha sido muy medicalizado, o bien después de una cesárea.)

  • Llegada de la menopausia, ya que hay cambios a nivel hormonal.

  • Debido a una intervención quirúrgica a nivel pélvico.

  • Falta de lubricación.

Además, en muchos casos, debemos trabajar también la parte emocional, ya que inseguridades, malas experiencias, traumas, fobias… pueden influir y condicionar el vaginismo.

De la misma manera, que una correcta educación sexual juega un papel fundamental en este proceso.


Si estás en esta situación, no esperes más. Pide ayuda y déjate acompañar!

El 100% de los casos de vaginismo tienen solución!!!



Si tienes cualquier duda, te preocupa algún tema con el que creas que te puedo ayudar... ¡Escríbeme!

Encantada de poderte ayudar

Si quieres saber más, sigue navegando en mi web

y visita mi perfil de Instagram